/ octubre 6, 2021/ Higiene y desinfección

Hoy damos respuesta a la pregunta ¿existen principios básicos de higiene alimentaria en el hogar?

La respuesta es sí y desde  Mullor hacemos extensivo la importancia de las buenas prácticas de  higiene alimentaria en el hogar publicada por la Agencia catalana de Seguridad Alimentaria donde se nos dan las cuatro reglas básicas de higiene alimentaria elaborada  por la Organización Mundial de la Salud , las cuales conviene cumplir (para evitar enfermedades de origen alimentario como por ejemplo Salmonela) y que, como resumen, consisten en mantener todo limpio, almacenar los alimentos adecuadamente y cocinarlos por completo.

También es fundamental guardar los alimentos crudos lejos de los alimentos cocinados. De esta manera evitamos las ya conocidas por todos contaminaciones cruzadas.

Una de las consecuencias de la pandemia de la COVID-19 es el aumento de la preparación de alimentos en los hogares, dado el cierre temporal de bares y restaurantes. Por tanto, aunque es importante recordar que no hay ninguna relación demostrada entre los alimentos y el virus, os informamos de los principios básicos de higiene alimentaria en el hogar cuando manipulamos alimentos.

La Organización Mundial de la Salud ha elaborado una lista de control muy útil y que os resumimos en:

Limpieza

  • Lavarse las manos antes de manipular alimentos y con frecuencia durante la preparación.
  • Lavarse las manos después de ir al baño.
  • Lavar y desinfectar todas las superficies y los equipos que se utilicen para cocinar.
  • Proteger la cocina y los alimentos de insectos, plagas y otros animales.

Separar los alimentos crudos de los cocinados

  • Evitar el contacto de carne, aves de corral, pescado y marisco con otros alimentos.
  • Utilizar equipos y utensilios distintos (cuchillos, tablas de cortar) para manipular alimentos crudos.
  • Guardar los alimentos en recipientes para evitar el contacto entre alimentos preparados y alimentos crudos.

Cocinar por completo

  • Cocinar bien los alimentos sobre todo la carne, las aves de corral, los huevos y el pescado y marisco.
  • Las sopas y los guisos deben hervir para asegurarnos que han alcanzado los 70 °C.
  • Recalentar bien los alimentos cocinados.

Mantener los alimentos a una temperatura adecuada

  • No dejar los alimentos cocinados a temperatura ambiente más de dos horas.
  • Refrigerar lo antes posible todos los alimentos cocinados y perecederos (preferiblemente a menos de 5°C).
  • Mantener los alimentos cocinados bien calientes (más de 60°C) antes de servirlos.
  • No almacenar alimentos mucho tiempo, ni siquiera en la nevera.
  • No descongelar los alimentos a temperatura ambiente.

Utilizar agua y materias primas seguras

  • Utilizar agua segura o tratarla para que sea segura.
  • Elegir alimentos frescos y saludables.
  • Elegir alimentos procesados por seguridad, como la leche pasteurizada.
  • Lavar la fruta y la verdura, sobre todo si se come cruda.
  • No utilizar alimentos con posterioridad a su fecha de caducidad.

Cabe destacar que la higienización en el proceso de limpieza, se trata de reducir la presencia microbiana, es decir, la carga de microorganismos hasta lograr que los niveles sean considerados aptos, y la desinfección destruye o inactiva determinados focos como bacterias y hongos, la desinfección es indispensable en los procesos como la manipulación o procesado en industrias alimentarios , hospitales, etc .

Debemos tener en cuanta que a pesar de las diferencias tanto si se trata del proceso de desinfección como higienización, para alcanzar los niveles adecuados de limpieza debemos emplear las concentraciones indicadas del producto químico utilizado así como los tiempos de actuación. 

Estos conceptos han sido siempre prioritarios en nuestros servicios de limpieza y desinfección a todos los niveles 

Compartir esta entrada

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*